JerryCan, un ordenador diferente

JerryCan

Aunque pueda no parecerlo existen todavía hoy rincones del planeta donde llevar la alfabetización digital es casi una quimera. Construido mediante materiales reciclados y viejos componentes de PC JerryCan [1] es un ordenador diferente. Usando como chasis una garrafa de agua de 5 o 10 litros es fácil de llevar y capaz de prestar servicio en condiciones muy duras. Mediante una distribución GNU/Linux  basada en Ubuntu (Emmabuntüs) es capaz de atender a los diferentes usos a los que puede ser destinado como por ejemplo  hacer llegar servicios de alfabetización digital a comunidades aisladas, servir de soporte a servicios de soporte médico, mediante aplicaciones de gestión y ayuda al diagnóstico, compartir conexión a Internet como router 3G/Wifi, etc y en resumen, cuantos usos como queramos dar.

jerrycan2

JerryCan nace en 2011 gracias a la colaboración entre la extinta Hedera Technology y los estudiantes de la ENSCI Laure Guillou, Xavier Auffret y Chemsedine Herriche con la idea de crear servidores responsables con el medio ambiente pero pronto vieron las posibilidades que brindaba su proyecto, tenían en sus manos un ordenador portable y muy resistente bajo prácticamente cualquier condición a muy bajo coste,  y abrieron el proyecto a la participación de comunidades y ONGs presentes en Europa, África y Estados Unidos.

Desde entonces y gracias a la colaboración altruista de estas comunidades el proyecto se mantiene vivo, siendo un excelente ejemplo de lo que el software libre y los diseños basados en código abierto pueden lograr en pro de hacer del mundo un lugar más justo y sostenible. Cualquier persona interesada puede construir su propia versión de JerryCan, estudiar su diseño y mejorarlo para ofrecer futuros usos. Su versatilidad está probada y gracias a su resistencia podemos encontrar un JerryCan en recónditos lugares formando parte de un cluster de servidores, ordenadores de un aula digital, improvisados puntos de acceso a Internet, equipos destinados a gestión médica, etc.

JerryCan es un buen ejemplo que otra forma de consumir es posible. Reciclando componentes de equipos de desecho extendemos su vida útil y logramos contribuir al desarrollo sostenible de nuestra sociedad, ayudando al desarrollo de otras comunidades desfavorecidas y su acceso al mundo digital y a nuestra sociedad de la información en entornos altamente hostiles para lo que entendemos como tecnología moderna siguiendo la máxima de reparar, reutilizar y reciclar antes que desechar “by default” debido a la obsolescencia programada dictada por nuestra sociedad de consumo.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *